Seguidores

miércoles, 6 de marzo de 2019

el tiempo y el corazón.


2018 un día realmente caluroso, la máxima se aproxima a los 38 grados. De en verdad es insoportable hasta caminar aquellas pocas cuadras, todo está igual que hace años; nunca cambia solo cambia el clima día a día; el tiempo corre y aunque grites con todas tus fuerzas para que se tome un descanso no te obedece; el corazón nunca para pero tiene un final; el tiempo no conoce lo que es descansar, y de en verdad observa a todas las personas hablando de él y mirándolo en todos momentos.
El tiempo descansaría si olvidamos que existe, pero el corazón nos traicionaría.
Por qué creamos sueños en hojas  en el que el tiempo la destruirá;  porque formulamos oraciones cuando en cualquier momento cambiaría nuestro querer,
18:00 hs siempre viajo en ómnibus y siempre pienso en saber hacia dónde me dirijo.              No sería mejor que dejara todo atrás y cambiaría de recorrido, cambiaría mi vida no por completo y para siempre. Al menos por unas horas.
En ese entonces deseo cambiar mis días y no esperar aquellos días perfectos. Si espero que el día me de alegría estaré esperando mucho; así que me tomare la osadía de desafiar el tiempo, el día y mi corazón solo por 48 horas.
Despierto muy de mañana, el sol radiante y mucho calor;  después de desayunar decido abrir todas las ventanas de casa para que la luz del día iluminara todo, un aire de verano y aroma a césped húmedo.
Al terminar tomo mi mochila con algunas cosas y decido caminar Asia la parada de tren.
Quería cambiar y no viajar en ómnibus, solo quería tener esa nueva sensación de algo distinto, decido ir Asia donde se encuentran grandes ríos y espero encontrar relajación para pensar en cosas distintas y disfrutar del día.
Aquel tren abordaba a las 9:00 am, ya estaba en aquella parada 20 minutos antes.                   Al subir noto que muy pocas personas suben; pocos pasajeros para muchos asientos,  todos están en diferentes lugares siendo completamente desconocidos el uno con el otro.                                     
 Decido sentarme del lado de la ventana, Sintiendo la fuerza del tren.
Decido descansar sobre la ventanilla apreciando algunos rayos del sol manifestándose por la cortina tras el viento. Con música en mis oídos decido dormir unos cuantos minutos.
El imponente aviso del tren Asia el exterior se escucha a lo lejos.
 Al despertar tras un extenso descanso, ya el tren estaba vacío. Como pasa el tiempo!!
Me asombro al ver lugares realmente hermosos, que no conocía.                                                               
  Como por ejemplo un gran puente donde el tren pasara en unos segundos. Las luces de aquel puente estaban prendidas en principios pero se apagaban en gran parte.
Al salir de aquel extenso puente, decido sacar mi cámara para guardar aquellos paisajes.
También aproveche para sacar algunas fotografías a aquel vacío y por momentos silencioso tren.
Decido recorrerlo. Y veo una carta sobre uno de los asientos,  tomo asiento al lado de aquel sobre esperando; pero después de unos segundos.
Decido abrirlo y veo un poema que decía: despierto bajo un árbol y te veo, despierto de mis sueños y te veo despierto ala realidad y no te encuentro. Con un terminar que decía  una sonrisa, y un té. Además de eso había escrito un lugar, una fecha y un horario. El cual  era ese mismo día y a solo 5 horas.
Al preguntar al conductor del tren sobre aquel lugar; me responde diciendo ese sitio ya no existe; me explico que hace años ese lugar dejo de existir por un incendio, aun así le insisto para que me diga cómo llegar. Después de una hora de viaje baje en aquella parada y espere otro tren que pasaría dentro de unas horas; solo para ir Asia ese lugar el cual alcance a encontrar antes de que el tiempo lo consumiera o mi corazón se detenga.
Al final logre llegar y como avía dicho aquel conductor del tren… el lugar ya no estaba. No me resigne ni me enfurecí, no fue una pérdida de tiempo porque estaba dentro de las horas donde no seguiría al tiempo y no observaría mi corazón, eso creo.
Regreso a casa a las 20:00 pm
Ya solo me queda el día de mañana para ver como lo puedo disfrutar de alguna manera distinta.
Dejo aquella carta sobre mi mesa ratona cerca de mis libros y mi lugar de descanso. Aquella noche No soñé con lo que paso; soñé con estar en aquel lugar nuevamente.
Esta vez el día estaba algo fresco pero el sol de cada tanto aparecía.
Esta ves desayuno rápido y decido salir temprano Asia donde ayer no encontré nada.                                 
No daré detalles del viaje solo diré que logre llegar más rápido de lo esperado. Llegue algunas horas antes de lo escrito en aquella carta y también un día después.
Me siento cerca de aquel solitario y viejo café.
Después de un rato decido irme a caminar y pensar, y seguir pensando ya habiendo actuado.                                                          
Cuando..... una bella joven me dice, disculpa estas esperando a alguien?
Si le respondo: a  alguien que escribió esta dirección y lo olvido en un tren ayer.
Con una sonrisa me dice…. despierto bajo un árbol y te veo, despierto de mis sueños y te veo despierto ala realidad y no te encuentro...
Espera tu escribiste esto!! Y dime cuantos han caído en esto...
El cual me menciona: es la primera vez que lo hago y que alguien se lo toma tan enserio.
Después de una charla de como si nos hubiéramos citado allí.
Ella me muestra varios lugares que fotografiar y transitar. Tuvimos varias horas caminando y disfrutando de aquel día. Hablamos mucho sobre aquella carta. Y lo raro que se escuchaba.
Al final terminamos regresando juntos en el mismo tren y al llegar; separarnos cada uno Asia los lugares donde residíamos.
Aunque raro se escuche aquel día de 2018 a las 19:10 estaba mirando una hermosa joven poeta y con mucho en común. Pero no me esforzaré por contar un final con muchos detalles, solo diré que guardo una fotografía de su sonrisa y su mirada. Cada tanto nos hablamos por mensajes ya que la distancia nos separa. Pero algún día tal vez cuando tenga 48 horas sin responderle al tiempo y mi corazón me lo permita nos veremos nuevamente Y espero que suceda, espero que suceda antes de que mi corazón me traicione y se detenga.
Aun te espero, y no mencionare tu nombre porque me lo pediste; solo mostrare la bella sonrisa que veo y tus hermosos ojos azules. Nos vemos pronto desconocida amiga.







Escrito por: Maxi.vz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escrito por: Maxi. vz